Cerro El Centinela

El Cerro El Centinela se hizo conocido por una misteriosa roca que se mantiene en erguida posición, sobre una pequeña base, hace miles de años. Se puede organizar como paseo de medio día, o bien como paseo de día entero complementándolo con el Complejo Cerro Centinela, donde se pueden hacer actividades recreativas y deportivas.

El nombre de “Cerro El Centinela” se debe a una gran roca de unos 7 metros y poco más de 70 toneladas que se mantiene hace miles de años en perfecta posición vertical (como si fuera un centinela real que vigila la ciudad).   

Este tipo de rocas son conocidas como “menires” tal como las que se pueden encontrar en la Isla de Pascua.

Al observar bien la piedra se puede ver que la cara del lado sudeste es cóncava y lisa por los fuertes vientos, mientras que la cara al noroeste es convexa y rugosa por estar más expuesta al sol y protegida de los vientos.

El camino para subir al cerro es relativamente corto (unos 295 mts. sobre el nivel del mar) y no tiene dificultad alguna.

Se puede también subir en aerosilla cuyo costo aproximado es de $230.- (menores de 7 años sin cargo). Funciona todos los días de 9.30 a 17.30 hs.

Podés pasar aquí el día entero si querés. Además de subir al cerro para ver la roca podés visitar todo el “Complejo Cerro el Centinela“  y disfrutar de sus actividades recreativas y deportivas (según el día), su aerosilla con una vista espectacular, y sus locales gastronómicos (parrillas, pastelerías y otros) y de productos regionales.  

Los días viernes, sábados y domingos se pueden realizar actividades recreativas y deportivas, como las siguientes:

  • Paintball
  • Aerosillas
  • Cabalgatas
  • Mountain bike
  • Tirolesa
  • Rappel
  • Toboganes de agua
  • Caminatas

Podés ver más información sobre el complejo haciendo click aquí: https://www.cerroelcentinela.com.ar/


Información para visitar el Cerro Centinela

Ubicación: a 5 Kms. de la ciudad

Cómo llegar: Se puede llegar en auto  desde la Av. Estrada y su continuación por un camino de tierra que conduce directo al acceso al Cerro. El camino está bien señalizado por lo que es fácil llegar.  

No hay colectivos hasta el Cerro por lo que, en caso de no ir con movilidad propia se puede pedir un remise desde cualquier punto de la ciudad (por ejemplo Remise ALAS llamando al (0249) 444-2222) o tomar taxi directamente en la calle, si estás alojado en el centro.

Precio: El acceso al Cerro es con entrada gratuita. Los precios de cada actividad (aerosilla, rappel, tirolesa, cabalgatas, etc) los podés ver actualizados en https://www.cerroelcentinela.com.ar/

Días y horarios: El Complejo Cerro Centinela abre todos los días de 10 a 18hs. Las actividades dentro del Complejo funcionan los días viernes, sábados y domingos.

  • La subida es suave (aprox. 295 metros) y no tiene dificualtad

La Leyenda del Centinela…

Contaban nuestros mayores que cuando estas comarcas eran habitadas por los indios, la hija del cacique de la tribu que vivía en las Sierras del Tandil, tal el nombre con el que se conocía antiguamente estos pagos, de nombre Amaike (agua clara o tranquila),se destacaba entre sus pares por ser excelente amazona, su desaprensión a la oscuridad y su extraordinaria habilidad para desplazarse entre los cerros. Virtudes estas que le sirvieron para ayudar a los de su tribu cuando el blanco llegó para apropiarse de sus tierras, sus ganados y sus mujeres.

En lo que se conociera como la Campaña del Desierto, el ejército ya había diezmado a su paso otras tribus antes de su llegada a estas, escapándose solo algunos pocos “bravos”, entre ellos uno de nombre Yanquetruz, proveniente de los bajos del Salado, quien al ver en un atardecer a Amaike, que sigilosamente se deslizaba de una piedra a otra espiando el movimiento del blanco,se enamoró perdidamente de ella.

Esta ayuda que Amaiké le daba a su gente preocupó tanto a las fuerzas del gobierno que al no poder dominar a los indios se vieron necesitados de solicitar refuerzos, con los cuales y luego de varias emboscadas, consiguieron atraparla y llevarla al fuerte, de donde la misma noche logra escaparse para huir, con sus manos aún atadas, hacia las sierras, con tan poca fortuna que al enredarse en un zarzal, cae dentro de uno de los tantos manantiales y muere ahogada.

Yanquetruz, que desconocía la suerte de su amada, siguió durante mucho tiempo parándose sobre la loma de nuestro cerro, hasta que los Dioses de los indios conmovidos por el amor que este sentía por Amaiké, decidieron guardar su espíritu dentro de una roca, de forma tal que el día que la indiecita resucitara, ya que ellos creían en la vida después de la muerte , la misma cayera liberándolo para que pudiera continuar su historia de amor en el cielo de los indios.

Hoy, al mirar el Cerro desde lejos se ve la figura de un Centinela que espera pacientemente a su amada y por ahora… solo nos da su nombre.

2 comentarios en “Cerro El Centinela”

    1. Cintia, está permitido y es totalmente posible. Gracias por tu pregunta, estaremos agregando más información para los que quieran ir a Tandil con mascotas. Saludos!

Deja un comentario